lunes, 29 de septiembre de 2014

Hoy empieza todo (1999)

Hay un dicho que reza: “los profesores viven muy bien”, pero cuando uno ve esta pequeña joya del prolífico director francés Bertrand Tavernier y llega a solidarizarse con el personaje protagonista, tiende a replantearse seriamente esta afirmación. 

En Hoy empieza todo se reivindica el papel de un profesor de primaria que, como otros tantos anónimos, lucha día tras día y se preocupa en exceso por los alumnos a los que da clase (prestando la misma atención a los problemas que tienen como si fueran los suyos propios). Con el añadido de que dicho profesor en cuestión trabaja en un barrio más bien marginal, la posición que tiene cobra aún más dificultad porque se encuentra con casos de niños que viven en situaciones familiares desesperadas. Es admirable la valentía que debe tener un docente para enfrentarse a esas deprimentes realidades que le rodean sin ahogarse en un vaso de agua, porque por un lado puede ser perjudicial si uno se inmiscuye demasiado en ellas, pero por otro tampoco se puede hacer la vista gorda e ignorarlas.

El film es un canto a la enseñanza, todo aquel que le gusten los niños pequeños disfrutará de lo lindo porque por lo menos un cuarto de la misma muestra con lujo de detalles cómo son las clases por dentro: las actividades que realiza el profesor con ellos o las lecciones que aprenden, todo rodado con cámara en mano, consiguiéndose cierta reminiscencia documentalista que invita al espectador a sentir proximidad hacia los personajes. 

Además de ensalzar la educación, se reflexiona sobre otros muchos temas, como por ejemplo la pugna frecuente entre los inspectores de educación y los maestros por el cuidado de las criaturas o la imposibilidad de los gobiernos por dar más ayudas a las familias desatendidas debido a la falta de fondos. Lástima que muchas escuelas carezcan de una figura como la del maestro entregado Daniel Lefebre, interpretado magistralmente por Philippe Torreton, que consigue transmitir en cada plano la frustración y la impotencia que siente al no tener soluciones para todo... 

1 comentario:

  1. Al que dice que los profesores viven bien le ponía yo a dar clase al grupo que tutorizo que se iba a cagar.

    ResponderEliminar