lunes, 13 de octubre de 2014

Perdida (2014)

Ver una película de David Fincher es sinónimo de permanecer en tensión durante todo el metraje, la mayoría de las veces juega con el espectador a su antojo, generando una atmósfera de intriga que le mantiene con el corazón en un puño; solo hay que recordar trabajos suyos anteriores para suscribirlo, tales como The game, Seven o El club de la lucha

En Perdida sucede lo mismo, Fincher pone al servicio de este exitoso best - seller, escrito por Gyllian Flynn, todos los elementos cinematográficos imprescindibles para generar incertidumbre con la suma precisión de un relojero suizo; y lo hace colaborando de nuevo con el mismo equipo de La red social: a saber, el director de fotografía Jeff Cronenweth (quien dota a la película de tonos ambientales apagados aderezados con estratégicos contraluces) y los músicos Trent Reznor y Atticus Ross (cuya banda sonora contribuye a realzar el clímax de suspense). 

Esto constata que cuando se conjuga la labor de grandes autores con un jugoso material para adaptar el resultado suele ser positivo, sobre todo teniendo en cuenta en este caso que la linea argumental es enrevesada y sorprendente a partes iguales; nada menos que un retorcido thriller psicológico que narra la investigación policial de la desaparición repentina de una mujer (Rosamund Pike) desde dos puntos de vista distintos: el de ella y el de su marido (Ben Affleck), desgranando la trama con un ritmo pausado que integra magistralmente los saltos temporales. Sin embargo, si se rasca un poco en la superficie de la historia (que ya de por sí es cautivadora), subyace en el guion una crítica explícita a la influencia de los medios de comunicación en la actualidad, así como una visión desgarradora y cínica de los matrimonios aparentemente perfectos...

En conclusión, se trata de una cinta correcta y bien dirigida donde la auténtica revelación es Rosamund Pike, indiscutiblemente. Su personaje es un suculento bombón con envoltorio oscarizable que ha sabido aprovechar con creces y que habrá suscitado las envidias de muchas compañeras de profesión, celosas por no haber sido las elegidas para interpretarlo. Lástima que Ben Affleck le dé la réplica, pues su innecesaria presencia afea el conjunto y le resta puntos.

Valoración: Notable

No hay comentarios:

Publicar un comentario