lunes, 7 de septiembre de 2015

Anacleto, agente secreto (2015)

A lo largo de este año hemos presenciado un resurgir del cine de espías made in Hollywood, desde Kingsman hasta Operación U.N.C.L.E. (y ahora se acerca Bond), por ello ya iba siendo hora de contar con un homólogo en nuestra cartelera que estuviera a la altura, y ese ha sido nada más y nada menos que Anacleto, agente secreto, una grata sorpresa dentro de un género casi inexistente en el cine español...

Procedente del universo Vázquez (que no Marvel), Anacleto es un personaje bastante peculiar a la vez que carismático: charcutero durante el día y agente secreto en la sombra, hará todo lo posible por mantener con vida a su único hijo, Adolfo. Con un arranque impecable ambientado en el desierto (guiño inequívoco al cómic original), la película de Javier Ruiz Caldera no decae en ningún momento en lo que a ritmo se refiere, pues está dirigida con un pulso narrativo envidiable, sabiendo alternar las secuencias de acción con las paródicas para crear situaciones preñadas de humor ácido. Aquí no encontramos por suerte ese humor español estereotipado que se sirve de chistes manidos entre republicanos y nacionales como si no hubiéramos evolucionado en más de 40 años, sino un humor inspirado fundamentalmente en los clichés intemporales de los agentes secretos con ciertos toques genuinamente españoles, como si de un Austin Powers patrio se tratase, salvando las distancias claro está.

Lógicamente, quien mejor desempeña su papel es el veterano Imanol Arias, todo un gentleman que domina cada escena como si la llevase haciendo toda su vida. Como contrapunto necesario a su personaje está Quim Gutiérrez haciendo de su hijo en la ficción, quizás el que más evoluciona durante el metraje: de pasota máximo a mano derecha de su padre y digno sucesor del mismo. Entre ambos actores se desprende una palpable compenetración. Del resto del elenco, destacan la gran Rossy de Palma haciendo de una madraza tan pintoresca que consigue acaparar todos los planos en los menos de 20 minutos que aparece, y por supuesto Carlos Areces, metido en su salsa como el villano de la función. Reconocimientos aparte a Berto Romero y Alexandra Jiménez, también muy entregados a la causa.  

Habrá quien no encuentre parecido con los tebeos originales, porque la adaptación es bastante personal, pero aunque es arriesgado aventurarse, seguramente si el propio Vázquez, tan irreverente y divertido como era, hubiera visto la cinta, habría disfrutado de lo lindo porque como dice Imanol Arias repetidas veces: "Anacleto nunca falla"...


Valoración: Notable

No hay comentarios:

Publicar un comentario