domingo, 18 de octubre de 2015

The martian (2015)

La filmografía de Ridley Scott ha sido altamente irregular en los últimos años, podría decirse que desde American gangster (2007) sus películas han ido de mal en peor, culminando en una innecesaria versión de la historia de Moisés que está en el Top Ten de las infumables (hasta El príncipe de Egipto era más decente). Aún así, pese a que haya dado sus bandazos, el público sigue confiando en él porque ha parido obras maestras dentro de la ciencia ficción que se han convertido con el paso de los años en referencias de culto, véanse Alien (1979) o Blade runner (1982). Por eso, a "tito" Ridley, como muchos cinéfilos le llaman cariñosamente a este lado del charco, se le perdona todo...

Y ciertamente es en la ciencia ficción donde se siente como pez en el agua, tal y como demuestra en The martian, una aventura cósmica con mayúsculas que posiblemente con el tiempo siga siendo recordada. No sólo porque su dirección de fotografía, sus efectos visuales o su banda sonora (que incluye grandes éxitos pop de los 70, destacando ABBA y David Bowie) son sensacionales, sino porque Ridley Scott combina con buen pulso emoción y humor a partes iguales a la hora de abordar una situación de supervivencia extrema: un astronauta que se queda aislado en Marte durante un largo periodo de tiempo esperando a ser rescatado. 

De forma inteligente, Scott despoja a la trama de los vestigios dramáticos a los que estamos acostumbrados en este tipo de cine, y por eso es tan interesante esta propuesta, porque rara vez nos encontramos con un personaje con tanto coraje y valor como Mark Watney, un auténtico MacGyver espacial del siglo XXI a quien apenas se nos muestra alicaído o preocupado a lo largo del metraje, sino más bien todo lo contrario: casi siempre alegre y lleno de optimismo. Obviamente, la idea de comicidad que irradia el personaje no tiene nada que ver con el cineasta, pues está inspirada en la novela de Andy Weir, que ha sido nada menos que best seller a nivel mundial. En este sentido, la adaptación ha sido bastante rigurosa, respetando fielmente el material original, teniendo siempre en cuenta que es imposible abarcarlo todo. Ya se sabe que el lenguaje cinematográfico es radicalmente opuesto del literario...

Si tuviéramos que clasificar las películas pertenecientes al evidente revival del género espacial por el que Hollywood ha apostado últimamente con éxito, Gravity de Cuarón podría tildarse como la más impactante, Interstellar de Nolan como la más metafísica, y The martian ocuparía el puesto de la más divertida sin lugar a dudas. 

Valoración: Notable

1 comentario:

  1. Muy interesante comentario (aunque en algunas cosas quizás no estemos 100% de acuerdo). Justo ahora acabo de escribir sobre la película en mi blog, así que te invito a que lo visites:

    www.artbyarion.blogspot.com

    Me encantaría que te sumes como seguidor a mi blog, y por supuesto, yo haré lo mismo. Y si además puedes dejarme algún comentario, te lo agradecería bastante.

    Saludos.

    ResponderEliminar